Blog de Juan Cameron

Poemas y pensamientos de Juan Cameron

miércoles, septiembre 14, 2005

Siesta

Se quedó dormido el vino en la alacena
y tu cuerpo que hiere, tan tendido,
hecha carne, hecha mundo para el trigo
que he de sembrar en tu colmena.

Las tenues luces posas, hiendes, tejes
entre las sombras vivas de tus muslos
por donde se ha abrazado hacia este mundo
la lúbrica ilusión que me estremece.

Alzas tus brazos, alzas, vives
a un ritmo endemoniado que despide
olor a savia pura de tus venas.

Tu cuerpo aquí en la estancia, tan proclive;
yo, encantado de todo, besas, ríes;
el vino que se duerme en la alacena.

(De Las manos enlazadas)

ecoestadistica.com